Buscar en Il Tuffatore

Psicoanálisis. «La sauvagerie maternelle» de Anne Dufourmantelle.


Anne Dufourmantelle tiene el don de hacer que su conocimiento sea cercano. Un estilo poético y lleno de sentido. Lástima que sus libros no estén traducidos al castellano, salvo uno, su primer libro, “L’hospitalité” escrito junto a Jaques Derrida y editado en 2006 por una editorial argentina, Ediciones de la Flor.

Filósofa, psicoanalista y escritora, conocida sobre todo por su “Éloge du risque“, falleció en julio de este año cuando intentaba sacar del mar al hijo de unos amigos.

La pensadora, con una más que reconocida trayectoria (veinte ensayos y una novela), reflexiona sobre la idea de la necesidad de arriesgar para que la vida cobre sentido frente a la sobreprotección actual. También maneja las nociones del sacrificio, de la hospitalidad y de la dulzura que están en el núcleo de su pensamiento.

Quisimos incluir de Anne Dufourmantelle al boletín de Reyes «La sauvagerie maternelle». Un libro que define el territorio materno y sus sorprendentes efectos sobre la psique humana. Un vínculo en el que se mueve un poder descontrolado de efectos aleatorios en el que las madres dejan impresa una huella en la identidad de los hijos. La autora, narrando las historias de muchos de sus pacientes, haciendo irreconocibles sus vidas, para asegurarles confidencialidad, nos revela cómo trabaja. Anne escucha atentamente, “arriesga”, pone todos los sentidos en cada palabra, trabajando también el mundo de los sueños. Su forma de trabajar se ajusta a una cita de un psicoanalista al que admira:

«Dale tiempo al inconsciente para que salga a la superficie, es sinuoso como las olas, un día u otro, si no tienes prisa, las olas vuelven con el secreto y lo ponen en la playa».

Hay un capítulo que nos interesa especialmente en el que la autora nos acerca a la sauvagerie maternelle en el universo de la literatura a través de dos libros: Marguerite Duras, en «Un dique contra el Pacífico», libro pseudobiográfico publicado en 1950 en el que una familia empobrecida francesa tiene que sobrevivir en un asentamiento colonial de Indochina en plena mitad del siglo XX. La madre, maestra arruinada, es la figura central para dos hermanos que van dejando la adolescencia sin dejar de cuidar y velar a su madre. Anne Dufourmantelle comenta de este libro: «expone el salvajismo de la madre en su propia desnudez, en los efectos que produce la no-separación de los cuerpos, la rabia que provoca, pero también en esa dulzura melancólica que mantiene a cada personaje en presencia de los demás frente al avance del océano”.
Y «Anna Karenina», una historia atemporal, enclavada en la opulenta sociedad de la Rusia imperial de 1874, en la que se explora la capacidad del ser humano para amar, y que según la psicoanalista, «es una de las novelas más hermosas jamás escritas sobre el salvajismo de la madre».

En las últimas páginas del libro, habla sobre su profesión: «Ser un psicoanalista es escuchar la musique blanche de las vidas vacías, la alegría prohibida, el miedo a amar, la espera, el rechazo a llorar». El analista investiga «el sueño, el desliz, el afecto y el momento de la infancia que siempre es contemporáneo con el evento más reciente» – «zeitlos» («sin tiempo»), dijo Freud sobre el inconsciente. «No encontramos un recuerdo de la infancia, siempre ha estado allí, encriptado, enquistado quizás, pero vivo».



0
    0
    Tu carrito
    Carrito vacíoVolver a la tienda